viernes, 7 de mayo de 2010

Aunque la mona se vista de seda...

Iba hoy andando por la Gran Vía observando a la gente para entretenerme y me he dado cuenta de la cantidad de gente que se esfuerza, inutilmente, por ser fashion y que viéndoles sé que nunca lo serán.

He visto copias baratas de los bailarines de fama, que van buscando un estilo new rave y se quedan en simples Punky Brewsters amaneradas.

También he visto mucho proyectos penosos de chicas vintage. Chicas que se ponen cuatro trapos, y si son dos mejor, y ya se creen que viven en los 80. Los chicos que se atreven con este estilo, por otro lado, tienden a perder su virilidad a pasos agigantados; sea cual sea su condición sexual.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada